Porqué pasar tiempo solo es necesario para una vida feliz

Estudios revelan que aquellos que no se sienten cómodos estando solos tienen más probabilidades de tener relaciones infelices. A continuación, te mostraremos 8 razones por las cuales pasar un tiempo solo es el mejor regalo que puedes darte a ti mismo y a los demás.


Como sociedad, nos hemos enseñado a creer que la soledad es algo malo. Al igual que un adolescente tiende a gritar un “NO” a cada exigencia que le hagan, nuestra necesidad innata de soledad y tiempo a solas se ve rechazada por una reacción involuntaria de abnegación.

La mayoría de nosotros, independientemente de si somos solteros o estamos en una relación, preferimos revisar nuestros teléfonos varias veces durante el día, salir con gente por las tardes, tener nuestro almuerzo revisando correos electrónicos, postear actualizaciones de estado en nuestro camino de regreso desde el trabajo, y casi cualquier cosa externa para evitar que nos sumerjamos en un momento de silencio total. Incluso el tiempo solitario de los introvertidos ha sido secuestrado por videos de YouTube y foros en línea.

Quizás, este enorme lío de estar conectado, pero emocionalmente distante comienza con la semántica. Es muy diferente estar solo, a sentirse solo. Sentirse solo representa un vacío, la ausencia del otro, un estado de tristeza indeseada. Estar solo representa la plenitud, estar presente en el aquí y ahora, un estado de sentirse completo dentro de uno mismo y estar en contacto consigo mismo.

1. Tu cerebro se restaura cuando pasas tiempo solo:

¿No has tenido de esos raros momentos entre una reunión y otra, donde te tomas un momento para recuperar el aliento y simplemente ser? O cuando después de una reunión ruidosa y alegre, disfrutas de unos minutos de silencio tú solo.

Al igual que el cuerpo, tu cerebro necesita pausar y descansar sin tener nada que hacer, pensar, resolver y también sin nada por lo cual preocuparse. Las interacciones sociales vienen con ciertas reglas y expectativas. Satisfacer constantemente las expectativas de las personas (sea un trabajo o no) es agotador.


La presión que ejerce tener un buen desempeño y el miedo emocional a fallar (incluso si se trata de algo tan pequeño como causar una buena impresión en un anfitrión de la fiesta) puede hacer que tu cerebro funcione horas extra. Cuando estás solo, la única persona que hay para complacer eres tú mismo.

No hay ninguna presión para cumplir con expectativas externas y eso es profundamente refrescante. Este tiempo de inactividad le permite a tu cerebro restaurar sus células y mejorar el funcionamiento cognitivo.

2. Te sincronizas con tu ritmo natural:

En la rutina diaria de las transacciones sociales, tendemos a poner las demandas más urgentes primero. Absorbemos las vibras y los estados de ánimo de quienes nos rodean y percibimos lo que les gusta y lo que no les gusta antes de determinar nuestras propias decisiones. Nuestra percepción del mundo y de nosotros mismos está coloreada por las opiniones de quienes nos rodean.

Si bien estar conectado con los demás es hermoso y esencial, equilibrarlo con suficiente tiempo solos nos permite limpiar todas las huellas externas y permitir que surjan nuestras propias necesidades innatas.

Pequeñas pistas – como la forma en que el ruido de la impresora en el trabajo aumenta tu dolor de cabeza, o el hecho de como tener que hacer la cena cuando tu pareja llega tarde a casa aumenta tu estrés – harán que tu día sea más relajado. Tus decisiones se vuelven más honrosas que abnegadas.

3. Tu creatividad incrementa:

No es por nada que casi todos los grandes inventores, artistas y místicos celebran la soledad. Un montón de cosas desde perspectivas existenciales, reflexiones artísticas e inspiraciones sentimentales para la literatura que derivaron en innovaciones de vanguardia en la ciencia y la tecnología, nacieron de un momento de soledad.

Incluso si hay un equipo trabajando en un proyecto, esos únicos momentos de realización personal despiertan creatividad y genio. Desconectarte de las distracciones externas te permite hundirte en un lugar de quietud, del que brotan todas las ideas originales e internas. Los escritores saben esto; también lo hacen los actores, artistas, músicos y creadores de todas las formas de arte.

4. Las relaciones mejoran drásticamente:

Actualmente las relaciones personales son las que reciben el peor golpe por nuestra obsesión con todas las cosas externas. Si nos basamos en las tasas de divorcio y los síntomas de depresión, estamos claramente lejos de la marca que define una relación saludable. Esto podría deberse a que, para la mayoría de la gente, una relación se ha convertido en un medio para escapar de la soledad. No saber quién eres y qué es lo que quieres es una cosa.

Proyectarle nuestro miedo a la soledad y desencadenantes emocionales de la infancia a nuestro compañero y esperar que satisfaga todas nuestras necesidades es perturbador. Es un signo de violencia y enfermedad. En cambio, cuando nos sentimos cómodos con estar solos y tal vez incluso disfrutarlo, entonces nos relacionaremos y compartiremos desde un lugar de plenitud.

5. La autoestima y el CI mejoran:

Cuando te das el lujo de pasar tiempo a solas, te contactas con tus sentimientos, pensamientos, deseos y temores sin ningún filtro. No hay razón para censurar o rechazar incluso los pensamientos más malvados. Esto te hace enfrentar tus diálogos internos y no confundirlos con las opiniones de los demás sobre ti.

Este enfrentamiento cara a cara con tu mundo interior te permite enfrentarte a tus demonios y fortalezas con una cierta claridad que simplemente no es posible con los que te rodean. Aparte de esto, no sentirte identificado con ciertos grupos específicos amplía tu percepción sobre las personas y la vida y permite la entrada a lo nuevo y lo extraño. Científicos afirman que esto hace que una persona sea más empática. Imagina dar un paseo tranquilo por tu vecindario.

6. Tu capacidad de recuperación mental aumenta:

Estar cerca de las personas tiene grandes beneficios sociales. Pero junto con esto viene la confusión, la negatividad y la toxicidad que desencadenan ciertas personas. Pasar tiempo a solas, lejos de las personas y las interacciones, te permite detectar los restos emocionales que dejan otros y su actitud negativa hacia la vida. Esta conciencia te permitirá reiniciar tu sistema y sentirte conectado con la bondad de la vida y la positividad inherente y la esperanza que posees dentro.

Encontrar el tiempo para comprender nuestros objetivos y evaluar nuestras fortalezas y debilidades nos da una ventaja cuando se trata de negociaciones personales y comerciales.

7. Finalmente sabes lo que significa ‘Conócete a ti mismo’:

Pasar tiempo contigo mismo te permite planificar tu vida, no los detalles diarios, sino una visión más amplia. ¿Qué quieres de la vida? ¿Cómo quieres lograr esto? Estar solo no significa necesariamente estar vacío de toda clase de estímulos. Para algunas personas, escuchar música o dar un paseo solitario puede hacer que se sientan profundamente conectados consigo mismos.

Para algunos, trabajar con las manos (arcilla, cerámica, tejido de punto) o trabajar en la jardinería les da una sensación profunda de estar conectados y centrados.

Para algunos otros, sentarse a meditar o escuchar el silencio (el sonido de una mano aplaudiendo como lo llaman los maestros Zen) puede ser gratificante. Lo que importa no es cómo, sino el porqué. Permítete disfrutar de cualquier actividad que te haga sentir “más que nada”.

Durante ese momento de tranquilidad, surgen esos raros momentos de cuestionamiento y realización existencial. Un momento en el que sabes quién eres y lo que quieres de una manera profundamente segura, algo que ninguna cantidad de pensamientos intencionales o análisis puede ofrecerte jamás.

Comentarios Facebook